Llegué en bici para escribir un poquito

Viento de cara, sonrisa espléndida, armonía en los ruidillos callejeros, solete en lo alto proyectando haces de luz dura sobre piedras, hierros y adoquines… el tiempo cambia inadvertidamente como la cara del quiosquero de la esquina. Pero cambia. ¡Vaya que si cambia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s