Semblantes y gárgolas

Aire del valle, enjundia divina de esencia oleosa y vilipendio de vulgares pituitarias;
aire fresco del valle.
Nada liviano, sino todo lo contrario…
acaricia las almas con vigor correoso
nada amargo.
Aire de estragón.

Gutiérrez sintió morriña repentina antes de dejar a su suerte el lugar que había acogido de buena gana -démosle el beneficio de la duda- sus nosécuántos años de devenir prosaico y ciertamente cerdilíneo (término que viene a significar algo así como “que se compone de líneas cerdas“)

Mardito lechón hioputa… (suspiro reflexivo del autor)

Anuncios

2 pensamientos en “Semblantes y gárgolas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s