Gestas y hazañas


Cariñosete, Fenderson envolvió cuidadosamente y tarareando un presente con la idea de regalárselo a Sarmiento, esa especie de “brunette” hética y frígida tan de los noventa como de ahora. Con sonrisa de Chesire, Fenderson se acercó tranquilamente pero sin titubear a la mesa de Sarmiento. Eran las 11:46 y los rayos de sol resaltaban la silueta del torso de Sarmiento. Fenderson ojos-como-platos interpuso el regalo entre ella y los informes que examinaba, acción que le provocó un repullo. Indignada pero involuntariamente, Sarmiento rajó el papel para descubrir una fotografía impresa en color de un géiser.

– “El géiser más famoso de Islandia es el Strokkur” -soltó Fenderson, sonrisa sempiterna. “Islandia está cortada en dos por la dorsal atlántica central, que marca la separación entre dos grandes placas de la corteza terrestre”.

Cara de última mano de brisca a bastos con tres oros y sin haber puntuado en Sarmiento. Sonrisa de quien acaba de evacuar recién levantado en Fenderson.

– “Además, a lo largo de esta dorsal, el magma fundido que surge de las profundidades de la tierra calienta el agua subterránea y ésta sale a la superficie por medio de los géiseres, ofreciéndonos así, un maravilloso espectáculo”.

Sarmiento agarró violentamente la foto, se la introdujo en la boca, la masticó tres veces y se la tragó sin dejar de mirar fijamente a Fenderson. Y, levantándose lentamente, sentenció:

– “Mañana te devolveré tu regalo, eunuco tarao”.

– “¿Sí? Jijijí”. Y Fenderson se fue contentísimo a su mesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s