Vuelta al tajo. Primer asalto

Antes de darse cuenta, Gutiérrez había caído en las zarpas del Ser Vellúo, intrincado laberinto de pelo, sudor y pus, manteca colorá, refrito del Averno, azote de Mahosys, asustajipis, resquemoroso bípedo y tantos otros etcéteras pestilentes. A un palmo del suelo entró el Ser Vellúo a Gutiérrez “Cuello Constreñido” a paso redoblao (como el año pasao) a la oficina. Quizá por el susto, quizá por la falta de oxígeno, Gutiérrez “Cara Blancuza” (nada de mafias japonesas) observó ligeros cambios en la oficina. Bueno, la oficina en sí seguía igual -o al menos así se lo parecía a Gutiérrez “Cara Colorá”- salvo por el matiz de estar totalmente cubierta de helechos gigantes del Haceungüevoceno, es decir, de antes de las infaustas pelis jurásicas. La humedad del ambiente, el aroma a pie de maratoniano antiguo del Ser Vellúo y el hedor a óxido luterano acabaron con Gutiérrez “Cara Aberenjenada” quien, finalmente, se desmayó.

Anuncios

2 pensamientos en “Vuelta al tajo. Primer asalto

  1. … Sabe usted de sobra lo que hay del proverbio al hecho…O si no, pregúntele a Toni el “Chapa del Ocho”. Pobretico, por una vez que no tenía culpa de ná…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s