Requiebro oficinesco

Sin pestañear, Gutiérrez llevaba varios minutos contemplando sonriente la nueva mesa que le habían colocado en su rincón. Madera importada de Noruega, tiradores elegantes, estilo orgánico alejado de la simetría clásica y aún más de la frialdad minimalista… la base de operaciones perfecta, sin duda.

– Bueno, al menos podré escribir mis estúpidos informes desde un mueble agradable -pensaba el aún sorprendido analista cuando algo le golpeó el hombro.

– ¡Perdone, señor! ¿me permite?

Gutiérrez se dio la vuelta y frente a él vio una enorme silla de oficina envuelta en plástico con burbujas sujetada por dos enormes y peludos brazos.

– Falta colocar la silla -dijo el operario, que con una agilidad pasmosa posó la silla frente a la mesa, retiró los plásticos y sacó un portafolios que ofreció a Gutiérrez. Écheme un autógrafo, amigo -añadió. Gutiérrez garabateó el papel aún en babia y el operario salió de la oficina para no volver jamás.

Ochenta y nueve segundos después, Gutiérrez seguía hierático cual estatua salvo por eventuales parpadeos. Apenas empezaba a reaccionar cuando otro golpe en el hombro hizo que dejase de mirar su nueva mesa y su nueva silla de oficina.

– Gutiérrez, venga a mi despacho -dijo el Papas Fritas con alegría inusitada. Fenderson, Sarmiento, vengan también.

Como tantas veces ocurre, no hay dos sin tres. Así, a la novedad de la mesa y la silla su sumaba una más importante: el cambio de funciones.

– A partir de hoy dejamos de ser la oficina 2102…

– ¿Cómo? ¿no éramos la 1102? -interrumpió Fenderson al Papas Fritas.

– … no, desde es trimestre anterior cambió la denominación. ¿No leyó la circular? Bueno, da igual. Ahora somos una oficina especial dedicada al desarrollo experimental. Básicamente, tenemos que generar ideas y ejecutarlas. Cambiamos la rutina de pe a pa. Por ejemplo, Sarmiento, ¿no decías que el protocolo 54 era contraproducente?

– Pues… sí.

– Pues ahí tienes tu primera tarea. No sólo tienes que redactar un nuevo protocolo, sino demostrarlo y enviarlo a la oficina de evaluación. En dos días tendrás una respuesta directamente de ellos.

El silencio se apoderó del despacho del Papas Fritas. Todos se miraban con una cara a caballo entre la incredulidad y la satisfacción.

– Bueno, equipo, las cosas serán muy distintas a partir de hoy. ¡Vamos al lío!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s